El Blog

Calendario

<<   December 2009  >>
SMTWTFS
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

December 2009

la poesía frustrada

Por JesRICART - December 15th, 2009, 21:07, Categoría: RONDA POETICA

 

La poesía frustrada.

Solo sé de algo que pudiera ser llamado puro: la ecuación correcta en un encerado, el viaje matemático por el criptograma , la elíptica euclidiana surcando un espacio ilimitado. Todo lo demás nos ensucia las manos y las promesas. Nuestras salivas son bacterianas y ni siquiera las palabras sirven de algo si son disociadas de ser potenciales actos. Todo es transacción e intercambio. Nuestras palabras sin la cita presencial, que eludes, para rememorarlas, también lo es. El deseo del deseante busca la contrapartida del placer como deseado. Y mientras el deseo no se hace materia escénica no se le habla a ningún cuerpo, son las palabras las que hablan a las palabras. No busco la nota pura en ninguno de mis teclados: ni los del ordenador ni los del piano, como no trato de responsabilizar al grano de arena de la clepsidra la personalidad de un instante. Contaba contigo para teclear nuestro libro a cuatro manos a falta de escrituras decididas para comprometerse con los adjetivos y los predicados. Vivo mis historias desde la consciencia, incluidas las que no llegan al teatro enfocado en un circo ambulante. Las vivo repasando los deseos recibidos en sí mismos contrarios. Todo puede ser, basta la voluntad del deseo que sea. Todo puede ser, basta que la intuición no muera a manos de la radical postura que la niegue. No huyo de mis deseos sin que me espante la huida ajena de los suyos. La existencia es desencuentro salvo fugaces sinfonías de letras. ¿Si no eres libro, amante, fuente, compañera, leyenda...Qué eres? Si no eres la musa de la caldera escapando de arder eternamente deja que cambie de equivocación buscando otra efigie navegando contracorriente en la estigia de al lado. En mi poesía frustrada falta la inspiratriz que la complete. Si esquivas ser tú dime donde encontrarla.

En los crepúsculos de viento con los eucaliptus rugiendo y las palmeras traviesas todo invita al sosiego tras las ventanas para un poetizar el mundo de afuera que a unos metros queda.

La vida debe tener muchas formas con que puede ser medida pero al final lo que mas se recuerda no son los años sino los hechos, no los logros sino las experiencias, no las efemérides sino las comprensiones.

Por los parajes que me espera recorrer en alguno me gustaría encontrar tu mirada para sosegarme mientras sigo con mi meditación sobre la dulzura.

Sigamos creciendo juntos. A mi me sobran razones de ser desde que encontré a mitad de camino entre mi yo y mi espejo mi verdadero ser. Pregúntame y te contaré como encontrar las verdades debajo de los felpudos, los mapas invisibles en los suelos pisados. Pregúntame y te diré que hay caminos sin pasos, almas que se hermanan, filosofías que se completan y hasta poemas que algunos escribimos a medias con las manos de las distancias y las manos de cerca, las de transcribir sus inteligencias. Sigue viajando hasta mi pantalla desde donde te besaré con la pluma suave de escritor entintado en tu mirada.

Mi constelograma sentimental admitiría tu cromo del que ser devoto, con incienso y luz de vela, en los crepúsculos de otoñó que necesitaras ser poetizada por un poeta.

Los humanos queremos emular la libertad de los pájaros pero los pájaros no cometen la torpeza de elegirnos como los cobijos de sus nidos ni como figuras con las que compararse.

Ante las pantallas que nos esperan y las grafías que escoger de una selva de letras, buscaré tus voces y signos entre silencios y esperas.

En tus ojos de baronesa de la belleza podría estar navegando media vida seguro de que encierras la isla del tesoro que no necesitaríamos compartir a medias porque tu eres ya el tesoro de la leyenda. 

Aunque existen las fechas el tiempo en realidad no existe. Aunque tenemos relojes y calendarios, celebraciones para contarlas y nos contamos los días y las horas, nunca dejamos de ser efímeros y a la vez eternos.

Mujer de cuero negro en el rincón que me digas te espero.

¡quien fuera el agua que te contuviera! quisiera ser las manos que tu pose estrecharan, la lengua que entre tus nalgas te hablara.

En caso de urgencia y antes de la congelación extrema piensa que debajo de mis edredones hay un sitio para ti. Resurrección garantizada.

¿Qué eres? ¡Todo! Todo pasa por ti: desde lo que inspiras a lo que piensas, desde lo que eres a todo lo que puedes ser.

El mundo gris de cada día tiene la suerte de contar con bellezas como la tuya que lo hacen más soportable.

La red de ideas está por encima de las pequeñas molestias de comentaristas sin fondo ni forma.

Mi vida corre por las latitudes mediterráneas. Me la tomo poéticamente con un refuerzo de filosofía existencial de la fluencia y la prescindencia. Me alimento de las palabras, de las mías y de las tuyas como éstas. vivo del aire del cielo, bebo de la luz de la luna. (¡todo un lujo en tiempos de hambruna!).

En las coincidencias que la electrónica del contacto permiten nos colamos los unos en las pantallas de los otros no se sabe si para instantes de sintonías o precipitaciones a los desencuentros.

Hay mucho más que hacer bajo las sábanas: recordar los tiempos clandestinos en los que nos escondíamos de espías, representar los besos de los trogloditas, olernos el sudor inquieto de amigos, cuchichearnos lo que hicimos en nuestras vidas en las que tanto corrimos como atletas.

Me encanta tu pose de modelo, tu tela de tigresa sin que tu mirada sea sospechosa de mujer vamp.

Coincidiremos alguna vez en alguna montaña entre tu latitud y la mía, compartiendo un paseo arbóreo platicando con los duendes preguntándoles si en alguna agenda convinieron nuestra coincidencia. Yo escapo de las escenas en las que la gente se muerde tras algunas marcas que en mi dejaron sus dentelladas. ¡avísame si alguien su boca te clava que le enseñaré a hablar con respeto a una dama!

Soy el sol que cuyos rayos inventan tu piel tostada deseándote que la poesía de la vida termine por mí el verso de este poema.

Vivo cerca del Mediterráneo aunque con la mirada extralimitada fuera de Europa. Me he bañado en el mar Pacífico y en el lago Titicaca, en otras charcas latinoamericanas y me he secado al calor de las grandes piedras peruanas. No te puedes acordar de mí, nunca he estado en tu memoria. No me preguntes quien soy, no soy más que como tú un habitante de la misma noria.

Sondage de quereres

Por JesRICART - December 12th, 2009, 20:12, Categoría: RONDA POETICA

 

Sondage de Quereres.

Del querer también se hacen transacciones y de lo sentimental -lo que creíamos más etéreo- se hace una ecuación del dar y el recibir. Me apunté a otra definición del amor: apostar por el otro aunque no nos devuelva la inversión.

Ya no queda tiempo para perder en dilaciones y dubitaciones. Sigamos la pista de las seducciones hasta resolver los crucigramas de la pasión. A esto lo podemos continuar llamando amor.

Tatuaría mi nombre en tu seno si no fuera porque no quiero que seas mía. Te pienso libre como una viajera sentimental y te querría más cuanto mas pluri-amante fueras.

En tu lengua establecería mi campamento en mis días desérticos, me cobijaría en cada rincón de tu corporal territorio, de tu cara haría emblema y de tu belleza la propuesta para una canción y un poema.

Bébeme en tu copa y te daré el elixir de los vuelos infinitos.

Jugar, mirar, volver a mirar, pensar, repensarnos, volver a jugar, sugerir, seducirnos y en medio de todo ello, ser, ser por encima de todos los sentires y quereres.

Sigo en tu lista de espera y tú en la mía de demandas. Entre que tu me integras y yo sigo aprendiendo a vivir sin desespero el mundo sigue girando y todo gira en su interior.

Hasta que el feminismo no lo capturó con una significación distinta, entendíamos por amor un concepto universal, que englobaba toda clase de relaciones: desde las hetero a las homo y las bisexuales. Desde la solidaridad a la compasión. Ahora corre la voz que las mujeres amáis más que los hombres. No ser de ningún sentimentalómetro que mida eso. Aún aceptando que hay formas distintas de amar, crear grandes categorías del tipo:el amor femenino, o el amor masculino, es una trampa para el caos conceptual.

Sé de las trampas de los espejismos, de las muñecas que no terminaron sus gestalts y dejaron una sombra y un nombre desdibujado. Sé que todo ideal se descarna al amanecer o tras duras luchas que no conquistaron sus propósitos. Sé que la poesía es equívoca, que cada verso contiene al menos dos, que las musas se convierten a veces en brujas y los amantes caen y se ahogan en las ollas de sus pócimas. Se que ninguna fantasía es cierta pero también sé que la realidad está llena de fantasmas, de espíritus innobles que no cumplen su palabra. Sé de mí que sé todo esto y más, que la vida me templó dejándome las marcas del fuego,que escapé caminando sobre aguas y a pesar de mis alas derretidas. Sé de los besos a las ranas que encerraban príncipes y los rescataron. Sé algo de ti que te cuelgas funámbula en mi misma cuerda. Sé lo que sé: que tú y yo estamos ahora aquí,en este instante, lo cual no es poco y hasta es posible que vaya a más.

Entre que mi punto busca el tuyo y me encuentro con el espectro de una onda ya soy menos que una contribución a una línea. No aspiro a trazo, divago entre un haz de colores. No necesito más honores que el de ser reconocido como arcoirisado. No quiero encerrarte en ninguna definición ni que se me meta en la celda de castigo del título de cargo. Es así, como nos podemos seguir encontrando en la sintonía de las ondas, a ratos figuras y otras conceptos, a ratos nosotros y en otros nuestras representaciones. Fue escapándonos de las cuadraturas que pudimos hallar la manera de alojarnos en nuestras oquedades. Hay otro mito cavernario que reclamo: el de cobijarnos. Mientras lo plantamos en los manuales de filosofía te apunto y repunto en mi memoria como algo tan grande como la idea porque te has hecho infinita.

Eres todo lo importante que quieras ser. Eso no depende de las comparaciones. Eres única y brillas por ti misma. Tú eliges los colores. No, no pasas desapercibida. Existes y lo sé. Podrás seguir siendo tú y alcanzar tus sueños. Deja que algunos ratos como éste nos unan en las entelequias del anonimato.

Aceptaré la propuesta sumando mis encantos a los tuyos, me alimentarás con el aire de tu boca y beberé del cáliz de tu vientre, me harás hombre, el hombre por tantas veces citado y olvidado como un fardo en callejones sin salida. Podrás ser la cita en un ascensor, un fin de semana en una ciudad con sol o una historia sin fecha que la termine. Estoy advertido de las provisionalidades del mundo y de sus ocupantes, lo estoy de que nadie es dueño de su futuro, lo estoy por todas las ninfas valientes que se atrevieron a alojar en sus organigramas la experiencia no planeada. No conozco más imposibilidad que la del yo con que se autoimposibilita, no hay mayor límite que la del miedo que lo crea.

Antes, en las noches de luna y destellos en el mar yo poetizaba poemas a la persona exquisita que yo amaba. Ahora, en las noches sin luna y dentro de las formas espesas del bosque, tiento, a ciegas casi, la mano lazarilla que me lleve a los sueños que los duendes me quieran dar.

¿De qué muerte se podría temer?¿de la de dejar de respirar tras millones de veces de interaccionar moléculas con el aire? No hay mayor muerte que la vida sin sentido o protagonizar las rutinas impuestas por el imperio de amos organizados contra libertarios. No, no tengo más miedos que el de dejar de ser yo, el de perder la consciencia de mis actos, el de no seguir volando con mi sueño. ¡De acuerdo! la muerte no existe, existimos nosotros para vencerla,dándole contenido a cada uno de nuestros momentos, ahora el que pasa por nuestras pantallas y versos. Pasa por ti, que eres mi siguiente paso en lo supremo. Invaginándome ya en tu simbología, en las palabras que me acogen, sin ninguna regla de cálculo para estimaciones de los orgasmos y caricias que nos esperen. Compartiremos su gloria, sin necesidad de ningún manual de amor, constituyéndonos ambos en relatores de nosotros mismos. Antes, sigamos verseándonos. No corramos para pasar al teléfono o a la carta o a la cita en un aeropuerto o una estación de tren, sigamos destilándonos como esencias florales. Si he esperado toda la vida para encontrarte puedo aplazar mis besos anatómicos hasta que estés dispuesta al tacto. Pronto un invierno nos citará para que nos permitamos acompañarnos, para atravesarlo juntos dándonos el calor blanco ante las humedades gallegas desde las humedades de nuestros flancos.

Antes de encontrar notas en un clarinete, en una armónica de blues, antes de encontrarlas en una guitarra o en una flauta incluso, descubrí que las palabras ya son música, que la poesía cautiva deslizándose como susurros cuando todo lo que se necesita son los sonidos cariñosos de los verbos.

 Del sufrimiento extraemos las grandes lecciones para vivir las vidas con las cicatrices de antes y parapetados para que no se nos dañe con nuevas heridas. Dejadas en el ayer las murgas de los miedos a los ataques y traiciones, tenemos la suerte de ser más sabios para cocrear las siguientes historias personales con más acierto, goce y seguridad.

Gracias a ti, como tantas veces hemos cantado gracias a la vida por todas las experiencias que no se ha dado a los hijos e hijas de la naturaleza jugando como niños y aprendiendo a ser adultos.

Ni lejos ni cerca, en un punto intermedio entre tú y mi sueño, con más de un nombre y más de un personaje...voy teatralizando mi tiempo y guionizando mi diálogo, convencido que cada fruta prohibida no lo es por su veneno sino por su encanto y que para cada una hay al menos una transgresora que la da a probar a un sabio necesitado.

Que sea pues el mundo el que nos intercambie, que nos ponga al uno junto al otro, encima y compenetrados, en forma de circunstantes coincidentes, sobradamente probados y catados como toca a los amantes sin mandos ni sobrados de amados. Que sea el proceso de las entelequias quien nos prepare para el evento de nuestro vuelo, que lo decida el aquelarre de unas copulantes con la tierra en una luna llena. Me quedo entretanto de intérprete de tus sensibilidades hipotetizándote ya no sé si como compañera de almohada o renunciante de ser troyana para abrir mis puertas. No cuento con una fecha mientras sigas siendo mi coescriba de esta leyenda.

Colándome en tu pantalla

Por JesRICART - December 11th, 2009, 13:56, Categoría: RONDA POETICA

 

Colándome en tu pantalla.

Visítame en sueños. No hace falta cita previa, no hay puerta a la que llamar. No tienes pérdida. haz un salto euclidiano. ¿mis coordenadas? Residente en Barnápolis otro día te digo mi paralelo y abscisa, por ahora cuento con tu intuición para alcanzarme mientras duerma. Cuélate en mi fantasía, compartiremos un poema, beberemos de nosotros, viviremos el lujo de la intimidad, nos haremos atletas riendo del humor y repracticando eso que se llama amor.

Bienvenida a las historias de tretas para las insinuaciones. Este es el juego de la seducción: la escapada del encuentro sexual. Es un acto de honestidad declararte opuesta y una contradicción estar abierta a lo que surja. ¡que la vida te rebose de caricias y amores!

En el tablero de los peones que somos y pasamos por los blancos y negros tambien hay caballos que nos saltan, alfiles que nos atraviesan y una dama que se nos impone, rotunda y poderosa.

Y al dormir nos hacemos inocentes, vulnerables. Nos vuelven las poses de cuando fuimos criaturas estrenando la vida y nuestros sueños nos llevan a viajar por lugares mágicos donde no existen los engaños ni las traiciones. Al dormir nos olvidamos de que vivimos, lo olvidamos todo, de que somos y estamos, de lo que fuimos e hicimos. Y al despertar con la fuerza del sueño y el cuerpo descansado volvemos a nacer para ser protagonistas del día que toca volviéndonos a estrenar. Felices sueños.

Estamos en la fase de las grafías diferentes. Un día yo descubriré el significado exacto de las tuyas y tú de las mías. Entre tanto sigamos con los  besos de papel y los saludos desde la distancia.

Conocer es un verbo equívoco con el que nos equivocamos creyéndolo equivalente a conciencia. El conocimiento fracasa ante el otro blindado. Aún así, saltamos de mitómanos a científicos porque la ciencia sonsacó las verdades de las fenómenos aun sin concurrir la disposición de estos a ser indagados. En las averiguaciones de las sombras, las que Holderlin nos predijo, existen tanto los personajes de las fantasíadas de los aventureros como las musas cárnicas con las que escribir historias a medias.

En la languidez modigliana encontraré el camino de tu pubis y libaré los néctares que nos amplíen el umbral de nuestra felicidad. Me comprometeré contigo ante los soles y las naturas salvajes de un planeta que tenemos por salvar. Te poetizaré como reina y compañera.

La experiencia es lo que te autentifica y te individúa. Por mal que te vayan las cosas nunca podrás negar que al menos las viviste.

Soy un enamorado del infinito, me he dado a un universo de posibilidades, vivo el damerograma de las hipótesis, he sido el caballo del tablero saltando por encima de todas las fichas. En un sueño osado me atreví a ser tú: la incógnita, la estética en espera aguardando el mensaje herido por la espina de una rosa escarlata. En otro sueño en el que despertaba hablábamos de filosofías y nos poníamos a escribir un poema a medios: el único documento compromisario que reconoceríamos para anhelos y juegos de futuro.

No hay mayor tiempo que el que te concedes ni mayor espacio que el alcance de tu lenguaje; por eso, la eternidad no se cuenta en horas y la realidad no está limitada a los lugares. El tiempo y el espacio son formas de nombrarnos: somos tú y yo, es cada binomio escueto -de los millones de posibilidades que rugen cada día- sondeándose y es cada carambola de tres a la que el taco de billar de la vida nos empuja.

El camino entre dos puntos nunca es la línea recta. La geometría la mide como la más corta pero la geografía

demuestra que es la menos viable, la filosofía la convierte en una ficción y la velocidad en una monotonía. La curva, lo oblicuo pues, es lo que proporciona la sorpresa tras lo que al principio no era visible, es lo que cambia el panorama, lo que excita el descubrimiento. Los puntitos que forman parte de una línea, tú y yo ahora, no saben si pertenecer a una recta o a una curva y ¿qué importa eso? ¿acaso todas las rectas no se convierten en curvas tras recorrerlas unos cuentos de kilómetros por la corteza terrestre?

En la carrera hípica ¿quien lleva a quien? ¿el caballo al jinete o el jinete al caballo? Los dos comparten la velocidad que cada uno vivirá a su manera.

Qué bonito que mis letras encuentren recodo en las tuyas, que te confirmes como poetisa y a mí como poeta. Que seas mi fantasía sin diseñarte como el personaje que no quieras, que seas mi muñeca a tamaño natural sin tenerte que dejar en ningún armario, que me invites a que sea tu dueño, ¡a mí!¡dispuesto a ser esclavo de tus deseos!. No, no me detengo ante el universo mucho menos contigo como guardiana de mis tanteos lanzada a sonsacarme todo lo que para ti llevo dentro.

Los ángulos oblicuos lejos de ser imperfectos enseñan las formas extraordinarias que los primeros planos ocultaban. Detrás de cada incógnita se exploran las respuestas y detrás de cada nombre sin foto bailan las curvas de una poesía visual.

Al principio se creyó que un mundo de sal y arenas la vida no sería posible. Se y ahora tú atestiguas que tu blanco con el blanco de tus juegos hacen del espacio riqueza y de tu gesto poesía.

Podría ser que los dos ya hubiéramos jugado de niños, que entre muñecos de pared y de trapo nos hubiéramos explorado los labios y las orejas, que nos hubiéramos interrogado sin decir palabra alguna lo qué éramos. Podría ser que nos hubiéramos conocido en otra vida como se han empeñado en insinuar echadores de cartas y regresistas nostálgicos de ayeres. Podría ser que en el fondo de tus ojos estuviera yo pastando buscando salida para ser parte de tu espejo. ¡Podrían ser tantas cosas! que enumerarlas me llevaría lejos discurriendo por los entresijos de la imaginación a riesgo de cansarte y buscar otro canal sin menos poemas y más certezas en el que ya no estaría.

Colado en tu pantalla con humildad y cortesía te propongo que me ayudes a terminar un poema de adulto que no busque premio ni sea ninguna proeza, que nos funda las distintas edades en una misma época.

Susurros de al lado

Por JesRICART - December 9th, 2009, 12:06, Categoría: RONDA POETICA

 

Susurros de al lado.

Las maravillas existenciales pasan por detalles, ahora el tuyo: tú y tu frase. Así, uniéndonos en la miniatura de nuestros comentarios vamos construyendo un gran y nuevo imperio sentimental que no se deje corromper -espero- por el mundo de angustias crecientes y de odiosas violencias. Las maravillas existenciales pasan , estoy diciendo, por ti.

Y por otra parte, sin esperanza, sin expectancia ¡es tan difícil vivir! No podemos prometernos las promesas que vamos a cumplir pero tampoco podemos vivir en la falta total de toda pretensión, no ir a ninguna parte, esperar a la nada, a la demostración del vacío absoluto. Prefiero pensar que entre yo y el fin de todo estás tú.

En los ejercicios de deferencia hacia semejantes -y no tanto- espera encontrar correspondencia, el acuse de recibo o al menos el saludo rutinario, aunque luego el monstruo del anonimato y la distancia vuelva a engullirnos a todos.

El negro que brilla no es menos negro y lo que brilla no es menos luz. Ni yo soy sol ni tu eres luna pero nadie nos negará que seamos chispa.

Si tú eres tú y yo soy yo entre los dos podremos hacerlo todo.

Andamos faltos de rapsodas que nos mimen, de poetas que nos lleven de viaje estelar, de amantes que nos multipliquen los orgasmos, de personas que prioricen la ética, la humildad y la dignidad por encima de los dividendos, las rivalidades y los odios. Nos faltamos para darnos cariños, para dárnoslos con palabras en el intermedio esperando dárnoslas con las manos, las bocas y otros emolumentos de los que nos aprovisionó la naturaleza para creernos dioses por instantes aunque sepamos que tras las dichas volveremos a caer en las faltas y en las esperas.

Mientras algunos nos queramos un poquito estamos a salvo de los que nos odian.

La hipersensibilidad nos hizo vulnerables ante psicopatías y psicópatas que pasaron por alto nuestra existencia poética.

Pasamos a formar parte de vidas ajenas pero nunca a sustituirlas. Nadie lo es todo para nadie.

Entre las invitaciones y las omisiones insinuamos el tacto de nuestros volúmenes para recrecernos gozando de los territorios corpóreos ajenos y creernos hacedores de las experiencias transitorias que solo nos son dadas por ratos.

Detrás de nuestras fotos esperan nuestras almas escapando de ser congeladas, detrás de las miradas repiensan la vida ante futuros no tan ciertos jugándose las suertes en las timbas de las apuestas. Detrás de ti podría estar yo y al revés, detrás de mi podría estás tú.

Mientras que mi sueño sueñe que mis manos rodean tu cintura, tomaré medidas de tu foto y teorizaré la hipotética interseccionalidad que nos espere.

Se me hacen interminables los ratos de espera en los que no estás tú pero cuando llegas compruebo una vez más que podía esperar todos los minutos y días de mi vida por tus besos y caricias. Se me hace inconcebible existir sin conocerte cuando la verdadera dicha solo la puedes dar tú. Se me hace largo el tiempo sin tu figura acariciándola, susurrándonos el futuro que a medias podríamos hacer.

El suelo bien puede hacer de lecho y el cielo de techo. La noche es un abrazo y cada propuesta de beso aunque no se alcance también es un hecho.

En la mirada adolescente caben todos los sueños, en la adulta todos los balances.

En cada escenario con figura humana se promueve una invitación al poema y ¿qué es una poema sino una declaración de deseo? En el tuyo donde estás tú quisiera tener el privilegio del primer plano para vivir la proximidad de tu sonrisa en un lánguido beso crepuscular.

En este mundo correlacionario nos vamos repitiéndonos como señales referentes aunque sea de ratos lo que nos certifica que ni la soledad es tan cierto ni nuestros ayeres tienen lugar en nuestras actualidades.

¿Qué otra alternativa tenemos sino convertirnos en poetas? De no hacerlo seríamos habitantes de barricadas, voceros de megafonías, rugientes en las manifestaciones, frustrados por las impotencias. La poesía nos socorre y eleva, nos depura y autentifica, nos abre las puertas de las bocas y las vaginas, nos humaniza y nos hace sinceros. Pero no es para los goces que la instrumentamos sino porque es la única salida. Mientras sondeo que tu eres la poesía que me falta y yo uno de los poetas que te conquiste te envío mis letras para esta ronda.

Soy un hombre impuro que en mil lechos yacería con tantas otras compañías que la vida me daría, soy medio poeta y medio hombre, soy tu mitad para ser una verdad entera. No sé si te busco si es que tú no me encuentras pero sé que existes y eso me consuela.


En mis ratos de lujuria meditacional me tumbo en algún suelo para mirar al cielo y seguirle preguntando el sentido de todo lo humano que tomo como mío y nuestro. Me tumbo en la arena de la playa, en el piso de un rocadal, sobre el humus de un bosque o en el césped de un parque ajardinado. Me tumbaría a tu lado para palparte con mis manos, recorrerte con mi lengua y saborear todos tus trazos.

Es cuestión de tiempo que la poesía vuelva a dominar el mundo, si alguna vez lo hizo; que los versos derroquen las consignas, que los susurros reemplacen los gritos, que los poetas acaben con los políticos, que las musas nos elevéis a los oratorios, que las diosas hechas carne nos abráis de los séptimos cielos todas sus puertas.

¿Necesidades? Ninguna ¿ninguna? Necesito el aire que respiro, las ideas que pienso y la sonrisa que te recibo que tomo como si fuera creada para mí.

En la portería mejor guardada entran goles. Con todas las prevenciones nos siguen goleando.

En un cuadro de encarnados tu aire de mensajera de la ternura me conmueve. Reconociéndonos en la vulnerabilidad nos hacemos grandes desde la humildad, buscándonos para susurros es como podemos lanzar los gritos más atrevidos. En un cuadro pintado por el azar te encuentro en mi pantalla como un regalo de final de año, tiempo de balances y arrullos.

En el desierto de las frases austeras quisiera proponerme con una, pero como no la tengo por temor a que la simpleza me ignore brota de mis dedos la propuesta de acompañarte bajo los soles. Démonos de beber en los momentos más secos, hidratémonos con nuestros besos y sudores.


En los ratos combativos uno espera también la musa que lo inspire y el susurro que lo aliente, la chica de película que salga de la pantalla para recogerte de tu asiento y llevarte a volar por las calles.

Especializado en múltiples miradas por la vía de devolver la mía a todas las encontradas, sé que solo los ojos de mirada franca que miran escrutando el mundo pueden encontrar lo que buscan.

En un viaje sensual, ajenos a espionajes de ojos de dios y subalternos que viven de cotilleos, cogidos de las manos, unidos por los  besos, podríamos darnos calor en las noches frías o mojarnos en sudor en los veranos, en fusiones epidérmicas pintando nuestro cuadro.

En los ratos para tantear los abracadabras con los que abrirnos como cuerpos y ases de corazones deslizaría mis tanteos con los que palpar tus humedades mientras te poetizara como corresponde a una dama.

Mientras te adivino tu ángulo y tú me reconsideras como candidato a tu existencia ,recompondré mis sílabas y signos para pasar los exámenes de poeta, te escribiré un soneto sin que sea un encargo, te amaré prometiéndote no ser nunca un hombre despechado.

Mi escultura preferida: un revólver con un nudo en el cañón. Mi arte preferido: una mujer empujada a la lucha por el amor ilusionado rehaciéndose cada día. Mi suerte: haber conocido la heroicidad femenina. Mi momento: seguir buscándote en las candilejas de la sensualidad.